La música india es un aspecto de su cultura que todos hemos escuchado. Puede que sepamos más o menos, pero lo cierto es que a quien preguntes te dirá algo sobre ella.

La música es el arte que nos ayuda a expresar ideas o sentimientos mediante el sonido. El por este motivo que cada población, desde la más pequeña y recóndita aldea hasta civilizaciones enteras, tienen una manera diferente de crear e interpretarla.

La música india es, como muchas otras, muy característica, muy fácilmente identificable y hoy te hablaremos de ella.

¿Qué sabes de la música india?

Resulta evidente que el estilo de música indio es hipnótico y exótico. Siempre nos va a parecer, cuanto menos, raro, sobre todo a quien sea un buen amante de la música occidental. Además, nos damos cuenta de que, a pesar de ser desordenada, la música india se puede hacer monótona.

Esto hace que sea amada y odiada a partes iguales.

En cualquier caso, no podemos negar de que hablamos hoy de un estilo totalmente diferente a lo que solemos escuchar. La música occidental es realmente contraria en casi cualquier aspecto a la india, aun habiendo como hay tantas subculturas musicales.

El origen

Los hindúes se sienten muy orgullosos de componer la que parece ser, de momento, la más antigua del globo.

Encontramos su origen en uno de los libros shamitas de la literatura védica. El Sama Veda aglomera cantidad de himnos de índole religiosa que eran transmitidos oralmente y a los que se les fue confiriendo musicalidad por considerarse esta cualidad algo más cercano a lo divino.

Este país da a la música una importancia similar a la de la danza y ambas destrezas se conciben en un único conjunto (llamado sanguita), son inseparables. Esto significa que la expresión musical se acompaña de la corporal y viceversa, alimentándose la una a la otra.

La composición

Componer música india no es sencillo; se trata de algo complejo que requiere de un importante conocimiento cultural.

Las melodías son muy poco armoniosas, lo cual hace que se nos presente como algo inconcebible para muchos el poder escucharlas. Del lado contrario, tenemos que estas piezas son realmente impactantes en cuanto a riqueza modal, dándosele una especial importancia tanto a la escala como a la estructura.

Se escoge un sonido tónico y a partir de este se compone. La manera de hacerlo es mover frases entre este y otros sonidos dominantes.

Se caracteriza también por ser improvisada, de manera que no verás a un músico hindú cargar con partituras.

Nos encontramos con la figura de raga, que es una combinación de 5 a 7 notas que va evolucionando y repitiéndose cantidad de veces.

Su escala cuenta con 22 divisiones que incluyen 10 microtonos más que la nuestra. Esto hace que las melodías estén llenas de matices y sean profundas y sutiles.